martes, 2 de octubre de 2012

Silvio Rodríguez: la discografía

Te doy una canción como un disparo
como un libro, una palabra, una guerrilla:
como doy el amor.












La discografía completa de Silvio Rodríguez
(clic para descargar)

Álbumes de estudio

Días y flores (1975); Te doy una canción (1975); Al final de este viaje (1978); Mujeres (1978); Rabo de nube (1980); Unicornio (1982); Tríptico 1 (1984); Tríptico 2 (1984); Tríptico 3 (1984); Causas y azares (1986); ¡Oh, melancolía! (1988); Silvio (1992); Rodríguez (1994); Domínguez (1996); Descartes (1998); Mariposas (1999); Expedición (2002); Cita con ángeles (2003); Érase que se era (2006); Segunda cita (2010).

viernes, 21 de septiembre de 2012

Óleo de mujer con sombrero: la historia


Desde que Silvio anunció que se le había perdido un unicornio muchos salieron frenéticamente en su búsqueda. Se encontraron más unicornios que huesos de Cristóbal Colón o clavos de la cruz de Cristo. Silvio pidió que se detuviera la búsqueda, asegurando que lo había encontrado.

Los aficionados a hurgar en los misterios de su obra debieron cambiar de objetivo. Encontraron el sustituto perfecto en la enigmática "mujer con sombrero" que, según la famosa canción de Silvio, habita en un cuadro de Chagall.

Por ese entonces (la canción se compuso en 1970, y se grabó para el disco Al final de este viaje, en 1978), se daba por sentado que el cuadro existía. Algunos hasta presumían de haberlo visto en algún museo de Europa o Estados Unidos. No disponíamos de Internet para despegar dudas y enderezar entuertos en unos cuantos segundos. De hecho, en 1972 se grabó un recital llamado "Tetralogía de mujer con sombrero" del cual ya hemos hablado en otro post. En la portada del cassette en que se grabó el recital se ve el dibujo de una mujer de vestido blanco y sombrero amarillo, con una rosa roja a la altura del pecho. ¿Sería una copia o caricatura del cuadro de Chagall?

El propio Silvio se encargó de aclarar en qué se había inspirado su canción. Ocurrió en un concierto en Mexicali, Baja California, en 1982 [esta es la versión que comparto]. Silvio dice, en resumen, que le gustó mucho la mujer de un cuadro de Chagall, que usaba un sombrero blanco con un pluma roja. Años después, en los carnavales de La Habana, vio a una mujer con sombrero blanco y pluma roja. Ésta le gustó más que la primera. Y de ahí salió. Sin embargo, el problema quedó en las mismas, porque nadie ha podido localizar el mencionado cuadro.

En épocas más recientes, con el boom de las páginas web, blogs, redes sociales y demás, distintas reproducciones de las obras de Chagall adornan la letra de "Óleo de mujer con sombrero", pero ninguna de ellas resulta demasiado convincente, entre otras cosas porque el artista soviético no era muy dado a pintar mujeres adornadas con sombreros. En todos los casos el parentesco entre el cuadro de Chagall y la canción de Silvio resulta más o menos forzado. Veamos:

1. Los recién casados de la Torre Eifell (1909). Es una de las imágenes más recurrentes cuando se habla de "Óleo de mujer con sombrero", siempre y cuando demos por bueno el velo de novia como un tipo de sombrero. Tal vez se asocie este cuadro a la explicación de Silvio, porque detrás de la novia hay un ave gigante con cresta roja (por aquello del sombrero blanco y la pluma roja).

2. El ángel y el lector (1930). En este caso la mujer que representa el ángel y no lleva sombrero, pero hay un personaje (¿otro ángel?) que parece susurrarle algo al oído que si lleva.

3. El cumpleaños (1915). Aquí se puede decir que el sombrero de la mujer es el propio amante que al besarla queda sobre su cabeza en una contorción fantasmagórica.

4. Autoretrato (1968). En este cuadro reaparece la novia de "Los recién casados de la Torre Eifell", con su velo blanco, acompañada del ave de cresta roja. Lo interesante de esta interpretación es que la mujer misma es el sombrero de Chagall (un sombrero blanco adornado por una pluma roja).

Debo decir que hace tiempo fui a una librería y me pasé la tarde revisando un libro con las "obras completas" de Marc Chagall. Fuera de los ejemplos mencionados, no encontré nada que se acercara a la explicación que hiciera Silvio en 1982. Entonces ¿en qué quedamos? ¿Cuál es la mujer con sombrero del cuadro del viejo Chagall?

Para no quedarnos en las mismas propongo a continuación algunas hipótesis:

1. Silvio se equivocó o recordó mal, y la mujer de sombrero blanco con pluma roja que alguna vez vio en un óleo, no era de Chagall.

2. El cuadro de Chagall existe, pero por ser un cuadro tardío, del "viejo Chagall", no ha sido incluido en los libros que reproducen sus obras. Tal vez Silvio lo vio en algún museo de la Unión Soviética, y posteriormente el cuadro se extravió o no ha sido tomado en cuenta por los especialistas.

3. Silvio quiere jugar con nuestras mentes, poniéndonos a buscar unicornios.

4. Se trata, como dicen los psicoanalistas, de un "falso recuerdo". La bella mujer del carnaval de La Habana, esa que usaba sombrero blanco de pluma roja, Silvio "creyó" haberla visto en un cuadro de Chagall.

5. El cuadro que tanto hemos buscado no es otro que la propia canción de Silvio. En efecto, siempre se ha dicho que Silvio es un autor que "pinta" en sus canciones. Se sabe que su primera vocación fue la de dibujante de historietas, y que su afición a la pintura ha influido mucho en su forma de componer. Entonces, cuando Silvio dice: "una mujer con sombrero, como un cuadro del viejo Chagall", nos está dando la clave del misterio. En realidad la canción es una pintura, un cuadro donde se plasma a una mujer con sombrero, como si fuera un cuadro del viejo Chagall, es decir, imitando el estilo de su admirado pintor. El propio título de la canción lo dice claramente "Óleo de mujer con sombrero", la canción es un cuadro pintado con palabras.

Y hasta que no se tengan nuevas noticias, por el momento esa es la historia.


Óleo de mujer con sombrero (1970)

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura
debajo de mí.
Se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras.
Veo un perro ladrando a la luna
con otra figura
que recuerda a mí.
Veo más: veo que no me halló.
Veo más: veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota
y apago el reloj.
Que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno,
me puse a llorar.
Pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Ya no te espero (1969)



"El que espera desespera", reza el refrán, pero Silvio, en lugar de impacientarse compuso una canción. "Ya no te espero", grabada para el disco Mujeres (1979), puede no tener la fama de "Ojalá" o "Unicornio", pero, en mi opinión, debe considerarse entre las obras maestras del trovador cubano. Una tonada melancólica acompañada de una canción furibunda, retadora, envalentonada, pero sobre todo, polémica. Silvio es capaz de nombrar una noche de novios y a la madre de un hijo ciego en el mismo verso. La canción ha suscitado múltiples interpretaciones: hay quien opina que está dedicada a los enemigos de la revolución, esos a los que no se espera más; otros prefieren la visión romántica (estaría dedicada a una mujer -con nombre y apellido- o simplemente a la despedida amorosa), están también los que le dan una interpretación religiosa, de la pérdida de la fe en los ideales, de superación personal, de las cosas que se dejan atrás para seguir con la vida... (aquí algunas interpretaciones a detalle).

Como sucede con otras canciones ("Unicornio", "Óleo de Mujer con sombrero", "Ojalá"), cada quién tiene su propia opinión, su propia manera de interpretar la letra, la poesía. No deja de ser simpático que las múltiples y complejas explicaciones de "Ya no te espero" contrasten con la explicación tan sencilla que nos proporciona el autor: "La escribí en una circunstancia en que ya no esperaba más".

Dedicada para aquellos que, como Silvio, ya no esperan más.





Ya no te espero (1969)

Ya no te espero.
Llegarás, pero más fuerte.
Más violenta la corriente
dibujándose en el suelo
de mi pecho, de mis dedos.
Llegarás con mucha muerte

Ya no te espero.
Ya eché abajo ayer mis puertas.
Las ventanas bien despiertas
al viento y al aguacero,
a la selva, al sol, al fuego.
Llegarás a casa abierta

Ya no te espero.
Ya es el tiempo que fascina.
Ya es bendición que camina
a manos del desespero.
Ya es bestia de los potreros
saltando a quien la domina.

Ya no te espero.
Ya estoy regresando solo
de los tiempos venideros.
Ya he besado cada plomo
con que mato y con que muero.
Ya se cuándo, quién y cómo.

Ya no te espero.
Ya he liberado a tu patria,
hija de una espera larga.
Ya hay un primero de enero
que funda a sus compañeros
con la sed de mi garganta.

Ya no te espero.
Porque de esperarte hay odio
en un noche de novios,
en los hábitos del cielo,
en madre de un hijo ciego.
Ya soy ángel del demonio.

Ya no te espero.

viernes, 17 de agosto de 2012

Y, sin embargo... Silvio debuta en el cine

"En el reparto de primeras figuras de la ópera prima Y sin embargo, del realizador cubano Rudy Mora, está incluido el cantautor Silvio Rodríguez, quien debuta en la gran pantalla.

La cinta protagonizada por la compañía teatral La Colmenita, será estrenada hoy en el capitalino teatro Charles Chaplin, donde los niños que dirige Carlos Alberto Cremata regalarán a los asistentes interpretaciones en vivo de algunos de los 12 temas grabados para el filme, todos de la autoría de Silvio, quien aparece brevemente en varias escenas.

En un encuentro en días recientes con la prensa, Mora explicó que rodar este largometraje constituyó para él un reto complejo por la diversidad de géneros de los cuales se valió: la fábula, lo fantástico, el musical. Mi intención, dijo a Prensa Latina, fue recrear una síntesis en la que se fundieran componentes de varias culturas del mundo, y reafirmar la necesidad de defender los sueños y valores en los que se cree, con una perspectiva universal.



Durante 86 minutos la cinta relata la historia de un pequeño, el cual para justificar su llegada tarde a un examen de Matemáticas, crea una fantasiosa historia sobre platillos voladores y humanoides, que desata desorden en la escuela e inquietud en los profesores.

En el reparto también aparecen los actores Laura de la Uz, Eslinda Nuñez, Laritza Vega, Manuel Porto y Raúl Pomares.

Basada en una obra teatral de Cremata, sobre la pieza original del ruso Alexander Jmelik, el hilo conductor de “Y sin embargo” lo llevan los niños Olo Tamayo, Liliana Sosa, Carolina Fernández, Daniel Ramírez y Ernesto Escalona, conocido por su papel en Habanastation.

Tras su primera proyección este martes al público, la cinta se exhibirá durante una semana en la sala Chaplin y luego en más de 300 salas de la isla".

Noticia tomada de Radio Ángulo.

lunes, 13 de agosto de 2012

Auschwitz





Hace poco estuve en Auschwitz. La verdad no tengo palabras para explicar lo que sentí ahí. Puedo contar, sin embargo, un momento muy particular. Frente a las ruinas de uno de los crematorios, un pequeño grupo de judíos oraban mientras ondeaban la bandera de Israel. Nunca había tenido sentimientos tan encontrados. Recordé entonces aquel poema que Silvio Rodríguez publicó hace un par de años en Segunda Cita. Se trata de Halt!, de Luis Rogelio Nogueras. Aquí les comparto el texto y el audio (leído por Silvio Rodríguez en México), donde da cuenta de su visita al campo y de como las víctimas pueden convertirse en verdugos. Alguien que no recuerdo dijo que el principal objetivo de la educación era evitar otro Auschwitz. Estoy de acuerdo, aunque desgraciadamente estamos muy lejos de lograrlo.

Halt!

La artillería israelí sigue cañoneando
campamentos de refugiados palestinos
en el Sur del Líbano (de la prensa)


Recorro el camino que recorrieron 4 000 000 de espectros.
Bajo mis botas, en la mustia, helada tarde de otoño
cruje dolorosamente la grava.
Es Auschwitz, la fábrica de horror
que la locura humana erigió
a la gloria de la muerte.
Es Auschwitz, estigma en el rostro sufrido de nuestra época.
Y ante los edificios desiertos,
ante las cercas electrificadas,
ante los galpones que guardan toneladas de cabellera humana,
ante la herrumbrosa puerta del horno donde fueron incinerados
padres de otros hijos,
amigos de amigos desconocidos,
esposas, hermanos,
niños que, en el último instante,
envejecieron millones de años,
pienso en ustedes, judíos de Jerusalén y Jericó,
pienso en ustedes, hombres de la tierra de Sión,
que estupefactos desnudos, ateridos
cantaron la hatikvah en las cámaras de gas;
pienso en ustedes y en vuestro largo y doloroso camino
desde las colinas de Judea
hasta los campos de concentración del III Reich.
Pienso en ustedes
y no acierto a comprender
cómo
olvidaron tan pronto
el vaho del infierno.

Auschwitz-Cracovia octubre 21 de 1979
Luís Rogelio Nogueras (La Habana, 1945-1985)

domingo, 1 de julio de 2012

Balada de las ratas



La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano, Lenin.

Hoy me desperté tarareando "Balada de las ratas", será porque hoy se celebran elecciones federales en México. Disculpen la molestia, pero no comparto el entusiasmo de muchos sectores por la democracia representativa. Hoy se renuevan la Presidencia de la República, 500 diputaciones, 128 senadurías, 6 gubernaturas y la Jefatura del Gobierno del Distrito Federal; 579 diputaciones locales, 876 ayuntamientos y 16 jefaturas delegacionales. Pienso en la clase política y vuelvo a "Balada de la ratas", pienso en ese verso que dice: "quién no ha soñado echar del templo a la codicia sonriente".

Imagen: El parlamento de las ratas, de Sánchez Casas.

Las ratas o Balada de las ratas

Me place contemplar
como después del fuego
salen a lucir
las ratas de salón
con maquillaje de aguerrido mal vivir.
Me place porque sé
que todo el verdadero amor
también las ve.
Me place porque son
espuelas para la razón.

Me place ver así
como el hocico se les hincha de chillar
después que queda bien
la discrepancia, la polémica, opinar.
Me place mucho ver
cuanto se hunde la ratita
en su quehacer
en su propio pregón
que hiere como la traición.

No es la primera vez que ocurre
cuando ha pasado la candela
siempre hay quien de su hueco surge
para jurar que se desvela
y la bondad y la confianza
de quien es bueno esperanzado
le dé lugar y semejanza
mientras descubre los costados.

Y en nombre de mayor pureza
salen las ratas disfrazadas
que con paciencia y con destreza
quieren trocar el agua en baba.

Quién no conoce un buen ejemplo,
quién no ha pasado por sus dientes,
quién no ha soñado echar del templo
a la codicia sonriente.

Me place contemplar como una vez
y otra vuelven a salir
las ratas del salón
que en la limpieza diseñaron el jabón.
Me place porque sé
que esto le perfecciona el músculo a la fe
me place porque son
espuelas para la razón.

viernes, 25 de mayo de 2012

Bruno

Te fuiste una madrugada triste e inolvidable, como la que ahora vivo, justo un año después.

Te sigo extrañando y recordando, querido amigo.

Réquiem.

domingo, 20 de mayo de 2012

Pesadilla de una noche de verano

Se calcula que el sexenio del presidente Felipe Calderón terminará con la cifra de 70 mil asesinatos relacionados a la guerra contra el narcotráfico. Un promedio cercado a las 32 ejecuciones diarias. La lucha contra el crimen organizado que el gobierno federal emprendió hace seis años ha sido un fracaso total. En México se muere más gente todos los días que en muchos países que están en guerra. Y como siempre ocurre, es a la población civil a la que le toca pagar el mayor de los costos.

Hace algunos años subí a Youtube un video en el que mezclaba la canción de Silvio Rodríguez, "Sueño de una noche de verano", con escenas de la película La tumba de las luciérnagas, una de las historias más tristes que el género del anime haya contado sobre la Segunda Guerra Mundial. Sentí en ese momento que la película y la canción estaban emparentadas. Hace unos días me llamó la atención el comentario que alguien hizo sobre este video, el cual quiero compartirles:
Mi país México... está hundido hasta más no poder en una guerra sucia que ya ha robado la vida de un ser querido, y que tiene en riesgo la de mi padre por su oficio... 
y lo curioso es que siendo siendo Silvio cubano y habiendo escrito la canción pensando en otro contexto... la canción hable sobre lo que yo vivo acá... 
¡NO CABE DUDA! EL OFICIO DE UN BUEN CANTANTE Y MÚSICO ES SER EL REFLEJO DE EL CORAZÓN DE TODOS LOS DEMÁS!

sábado, 19 de mayo de 2012

Concierto en puerta (ensayo)

Víctor, David, Rafa y Josefina están preparando un evento con canciones de Silvio Rodríguez. Tocarán el próximo mes para los alumnos de primaria del Colegio Madrid. Aquí les comparto el ensayo de algunas canciones.







miércoles, 18 de abril de 2012

Depredador (1986)



En aquel post sobre canciones eróticas de Silvio Rodríguez se quedó fuera este tema de reciente descubrimiento. Compuesta en 1986, "Depredador" nos habla del sexo como un juego de poder, una lucha entre el depredador y la víctima, un acto donde se mezclan la sed, la locura y la lujuria, que lleva a los amantes al destino de una tarde sin dolores. Hermosa canción.


Depredador

Cayó sobre su presa y la inmovilizó,
como una amarra.
La pequeña era un cuerpo de temblor
debajo de sus garras,
tan palpitante,
que sintió la lujuria de la sed
magnífica y quemante.
Y pasó el tiempo, el tiempo largo,
entre el colmillo que depreda y la piel
de la víctima en letargo.

La tarde simulaba no reconocer
la vieja trama,
y su espejo era un hombre, una mujer,
un fuego y una cama.
La tarde pura,
con su rostro de prados del candor
y el alma de locura.
Pasó la tarde, la tarde larga,
entre el colmillo que depreda y la piel
de la víctima que aguarda.

La viva rosa de la carne se abrazó
a su destino
y corrieron los jugos del amor,
como perfecto vino.
Vino de amantes:
fértil savia para doblar la sed
mientras más abundante.
Pasó la tarde, la sin dolores,
entre el colmillo que depreda y la piel
de su víctima en amores.

 
clocks for websitecontadores web